Los peligros de empezar de cero

Illustration for the Perils of Starting from Scratch

A lo largo de nuestra experiencia como consultores de transformación digital, nos han hecho la misma pregunta muchas veces. Generalmente nos la hacen pequeñas y medianas empresas que están a punto de adentrarse en esto: “¿Y si creamos algo desde cero?”.

Desarrollar un nuevo software, CMS o una plataforma empresarial que soluciona una necesidad específica del negocio son peticiones válidas y bastante comunes. Nosotros, como firma de consultoría digital, hemos participado en muchos proyectos en los que la única solución es armar algo desde cero con código limpio y un planteamiento único.

Sin embargo, es mejor preguntarse qué es lo más conveniente para tu negocio. “Tener algo propio” en términos de activos digitales puede parecer buena idea para muchos, pero demanda mucho tiempo, dinero y/o recursos. Además, se prioriza la naturaleza digital del producto en sí, en vez del problema que debe solucionar o el negocio mismo.

El hecho de buscar una solución hecha a la medida hace suponer que eres la primera empresa que tiene un problema único y, aunque podría ser cierto en algunos aspectos, la respuesta más amplia es que muy probable ya existe tecnología desarrollada para tu caso específico que puede customizarse. Cuando pases ese obstáculo, te vas a dar cuenta que la transformación digital está más cerca de lo que pensabas.

Vamos a analizar algunas de las razones de esta manera de pensar, ciertas ideas erróneas y otras consideraciones que debes de tomar para desarrollar un nuevo software, plataforma o producto digital.

¿Cómo terminamos aquí? Los inexpertos y las malas experiencias

Asumiendo el riesgo de generalizar, podríamos decir que las empresas que han construido algún software, plataforma o portal desde cero vienen de dos contextos muy diferentes. Los primeros son los que nunca han adquirido software para sus procesos de negocio. Es su primera experiencia y eso les puede hacer creer erróneamente que su única alternativa es crear algo nuevo.

Los segundos son más complicados: tuvieron una mala experiencia con algún proveedor o desarrollador en el pasado. Como podemos ver, el problema en sí muy raras veces es por el producto o el paquete de software.

La falta de customización, el no comprender el modelo de negocio, el product-model fit inadecuado, un proceso de gestión de cambio superficial o inexistente y una curva de aprendizaje sin la capacitación adecuada son algunos de los factores que pueden llevar un proyecto digital a un «development hell». Por lo menos, esos factores podrían hacer que un proyecto alcance su máximo potencial o resuelva los problemas para los que se pensó.

Es complicado distinguir la naturaleza del producto de la implementación en sí, en especial cuando la parte técnica la gestiona un proveedor tercero. Sin embargo, en nuestra experiencia, hemos visto clientes de un rango muy amplio de industrias que se enamoraron del software que llegaron a considerar inservible después de que lograron ejecutar correctamente las etapas de planeación, diseño e implementación. Hay tres factores importantes que las empresas y organizaciones buscan por igual en sus proyectos digitales: control, seguridad y adaptación adecuada a las necesidades del negocio. ¿Pero un software a la medida puede cumplir con estas expectativas?

De cero a la luna: algunas ideas erróneas que debes desaprender antes de empezar

Muchas de las empresas tentadas en construir su propia plataforma lo hacen bajo una de estas tres falsas ideas. La primera es por creer que las necesidades de su negocio son completamente únicas.

Inconscientemente, muchas compañías terminan haciendo sus plataformas y soluciones mucho más complicadas y redundantes, con tareas duplicadas, procesos inoperantes y funcionalidades innecesarias. Ninguna de estas características aporta valor a sus productos o servicios. Así que, en lugar de ser una opción única, termina siendo ineficiente: se vuelve un obstáculo autoimpuesto en su crecimiento. Es necesario que entiendas primero qué es relevante para tu modelo de negocios digital e identifiques si lo que estás haciendo en la operación diaria es solo entropía o costumbre.

La segunda falsa idea es creer que si desarrollas algo complejo vas a diferenciar a tu negocio, complicándoles el camino a tus competidores para robar tu “receta secreta de negocio digital”. A esto le llamamos “la seguridad de la oscuridad». Pero, en lugar de proporcionar accesibilidad y empoderar a tus públicos, la solución se convierte en el problema. El tiempo y los recursos se invierten de una manera tan complicada, que se vuelve más importante mantener una postura que tener un medio impulsor de calidad o eficiencia para tu negocio. Con este tipo de acercamiento, la escalabilidad se va a ver afectada a corto plazo y también va a requerirles muchas horas extras de trabajo a tu equipo de TI. De hecho, la esencia del mundo digital busca lo contrario: productos universales que funcionen donde sea, cuando sea y que se prueben constantemente. Piensa en plataformas de código abierto como Liferay o, a menor escala, como WordPress: entre más gente sepa cómo funciona, más personas pueden mejorarla.

La última falsa idea es creer que construir un producto va a ayudarte a arreglar los problemas tan rápido como tú quieres. En términos generales, suele pasar lo contrario.

La verdad es que, aunque tu equipo de IT esté altamente capacitado y tenga una visión clara de los estándares que la solución debe cumplir en documentación e implementación, vas a depender de los programadores por un largo tiempo. Esto significa que muy pocos tienen el conocimiento técnico para implementar cambios. Vas a tener que depender de tu equipo de tecnología, de su tiempo, disposición y relación con tu negocio. Y esto puede complicar la contratación por outsourcing, dado que tienes que pedir ayuda a un desarrollador externo que seguramente va a requerir muchas horas de trabajo, dependiendo del nivel de customización de la solución.

Hay algo de lo que estamos seguros: la transformación digital te hará repensar cómo haces todo. Esto significa que, cualquier suposición que tengas de tu negocio y de cualquier proceso y tarea, todo puede cuestionarse. Tratar de hacer esto por tu cuenta puede ser aterrador y frustrante, incluso para las organizaciones mejor preparadas.

Lo que perdimos en el fuego: riesgos potenciales para los nuevos desarrolladores

Si crees que ninguna de estas ideas aplica en tu caso y si sigues creyendo que la única manera de lograr tu transformación digital es hacer algo desde cero, toma en cuenta estas ideas. Muchas representan desafíos que vas a encontrarte en el camino y son cosas que nosotros hemos aprendido a través de la experiencia por trabajar con todo tipo de plataformas, negocios e industrias. Además, son posibles riesgos que pueden suceder en cualquier proyecto digital.

1. Desarrollar desde cero es más tardado que customizar algo que ya existe. Supongamos que desarrollar una plataforma completa tarda por lo menos 2 años. Si usamos una plataforma existente o un CMS como base, puedes ahorrarte 70% o más de este tiempo. Solo piensa esto: en lugar de construir una casa, podrías invertir en customizar o remodelar una conforme a tus necesidades. Así no te preocupas en las minucias de la construcción, y mejor dedicas el mismo tiempo en las customizaciones que son importantes para ti.

2. Muchas libraries, componentes y recursos definidos no te van a servir. Por cada plataforma de código abierto o CMS que existe, hay cientos de add-ons y mejoras que sus respectivas comunidades ya crearon. Aprovechar este conocimiento colectivo te va a ahorrar tiempo, esfuerzo y dolores de cabeza en el camino. Vas a tener una “red de seguridad” en todo momento. 

3. Buscar la mejora continua será algo imposible. Hay muchos CMS y plataformas de software empresarial de suscripción que te dan acceso a funciones adicionales, nuevos componentes para tu experiencia digital y las cuales constantemente están mejorando la seguridad; además, te dan soporte técnico para cualquier problema que surja conforme a las condiciones específicas de tus entornos (por ejemplo, la optimización de la plataforma para la base de datos que hayas elegido para tu empresa o la solución a un problema con la versión del sistema operativo que tu equipo de TI recomendó). Con las actualizaciones y mejoras, la plataforma que hayas escogido va a ser mejorada por mano de sus creadores. Tener este tipo de mejora constante de calidad no es sencillo lograrlo cuando no tienes un equipo enfocado para tu plataforma.

4. Cualquier cosa que hayas construido, va a ser difícil usarse para algo más. Tratar de desarrollar algo a la medida de tu negocio, pero que también sea multiusos, requiere de una visión madura, así como de una constante inversión. Es una opción complicada porque muchos negocios normalmente centran todo el esfuerzo posible para hacer que funcione en la ventana de tiempo que tienen. Además, generalmente se conforman con que cumpla con lo mínimo.

5. La integración con otras tecnologías o un ecosistema se convertirá en una iniciativa de tiempo completo. Al igual que el punto anterior, integrar tu solución con otros productos (digamos algún CRM, ERP, servicios de correo, etc.), requiere una planificación detallada y un intenso esfuerzo de desarrollo. Plataformas como Liferay DXP y HCL Digital Experience se han mejorado tanto que pueden ofrecerte integraciones OOTB: te dan un beneficio mayor que será difícil lograr con una solución customizada completa.  

6. Va a consumir toda la capacidad de tu TI. A menos que tu firma sea un gigante tecnológico, muy seguramente vas a usar casi todos tus recursos de TI para planear, esbozar y desarrollar una nueva solución. Aunque gestiones tu propio outsourcing, es indispensable que involucres a tu equipo. Además, va a requerir verdaderas habilidades para gestionar el desarrollo del producto, las operaciones diarias y los requerimientos de la migración en curso.

7. Estarás cometiendo errores por ti mismo y bajo tu propio riesgo. Probablemente esta es una de las mayores preocupaciones que debes de considerar porque este tipo de proyectos muy pocas veces salen perfectos. Como cualquier territorio inexplorado, tienes que considerar tiempo para solucionar errores, reconstruir, crear estrategias y volver a replantearlas. A diferencia de una solución que ya fue probada durante algún tiempo, una nueva plataforma o producto va a generarte nuevos desafíos y tu negocio va a tener que afrontarlos con la billetera.

Algunas preguntas finales

Si todavía piensas continuar con tu proyecto customizado, debes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué no tener lo mejor de dos mundos? Usa una solución OOTB a tu conveniencia e invierte en componentes de desarrollo, en requerimientos especiales o en customizaciones para las cosas que más te importan de tu negocio.
  • ¿Alguna vez has dirigido un ejercicio de “design thinking”? Entender las necesidades de tu negocio desde una perspectiva distinta te ayudará a considerar diferentes tipos de soluciones y posibilidades.
  • ¿Qué tan sólida es tu visión? ¿Puedes ver a detalle cómo se verá al final del proyecto? Tener claridad puede ayudarte en algunas etapas difíciles del desarrollo.

Ahora, tenemos que reafirmar que sí creemos en construir nuevos productos o software customizados. No obstante, en estos 20 años como firma consultora, vemos cómo esto se asemeja un poco a ir a acampar: estás bajo tu propia cuenta en medio del bosque, enfrentándote a las fuerzas de la naturaleza y teniendo que cargar con tu negocio a las espaldas. A veces tienes la fuerza para hacerlo, pero a veces no.

No importa que decidas hacer, sé inteligente: haz la tarea, documenta tu proceso, evalúa tus capacidades y trata de identificar los posibles costos “ocultos”. Y, por último, asegúrate de que tienes como partner a alguien experimentado como Base22 que te acompañe antes, durante y después de tu travesía por la transformación digital.

En Base22 nos especializamos en orientar a compañías en su camino para convertirse en negocios digitales. Sabemos que los líderes necesitan todo el conocimiento interno para preparar su negocio para el futuro. Únete con Liferay y Base22 en el webinar “Las 5 claves para hacer realidad la transformación digital” el próximo 29 de octubre de 2019. Puedes consultar más información en esta liga.

Este artículo fue escrito con información proporcionada por Marco Balderas, Technical Lead y Xavier Muñiz, IT Lead.

4167 2779 Isabel Villarreal
Start Typing